El veneno hemotóxico y las hemotoxinas

Los mecanismos de defensa y caza de los animales son potentes en razón de su fuerza, resistencia, tamaño y capacidades. Unos simplemente con embestir a su presa u oponente logran su objetivo. Filosos dientes con una estrategia de ataque instintivo pueden hacer el trabajo fácilmente, pero hay algunas especies armadas con peligrosos venenos capaces de acabar con la vida de otros animales más grandes y personas con solo atacar en el momento preciso. Las hemotoxinas son el instrumento ideal de especies desprovistas de agilidad o cualidades específicas para matar presas, detallamos su mortal efecto a continuación.

Ataque de hemotoxinas

hemotoxinasEl veneno hemotóxico está diseñado para atacar directamente el torrente sanguíneo. Su peligrosidad depende de la rapidez a la que llega al flujo de sangre que alimenta al cuerpo de la presa y coagula el líquido para interrumpir el paso por venas y arterias comprometiendo el estado de salud de inmediato. El propósito primario del veneno hemotóxico es neutralizar, detener la capacidad de defenderse de la víctima para que sea más fácil de controlar. Pero el veneno hemotóxico no solo es útil para servir el plato, también sirve como un potente digestivo. Las hemotoxinas son capaces de destruir las proteínas de los tejidos haciendo para las serpientes más fácil digerir su comida.

Es por eso que vemos en las heridas de mordeduras de serpiente una necrosis avanzada casi enseguida de la mordida. Este peligroso veneno se encarga de acabar con piel, músculos y todo tipo de tejido a su paso. Son famosas las historias y pruebas multimedia que confirman la letal capacidad de las serpientes de digerir y consumir animales de gran tamaño pues su flexible cuerpo se los permite, a eso se le suma su veneno y los jugos gástricos con composiciones similares.

Los efectos de los venenos hemotóxicos

El cuadro hemotóxico lo produce el veneno de casi todas las víboras, serpientes y culebras que están identificadas hasta el momento. Solo la Hydrophiidae o Serpiente de Mar que además de ser incapaz de moverse en la tierra, posee una especie especifica de neurotoxina que, en el caso de los humanos, puede provocar somnolencia, falta de respiración y obstaculización visual. Su mecanismo de acción ocasiona serias modificaciones al proceso de hemostasia que impide las hemorragias internas y externas del organismo. La combinación de fosfolipasa A2, lectinas, metaloproteasas y desintegrinas afectan también el conteo de plaquetas y desestabilizan el sistema de linfocitos.

En el caso de los humanos infectarse con alguna hemotoxina puede ser mortal si no se le suministra al paciente una debida y rápida asistencia. A partir de los estudios que se le ha hecho a este tipo de veneno, se han desarrollado importantes avances en la producción de anticoagulantesque reviertan el efecto inmediato de la mordedura, dejando oportunidad para detener los efectos secundarios como la herida que pueden comprometer el miembro o la zona afectada.

Adicional a esto, en los humanos también hay síntomas que complementan la coagulación como mareo, sudoración excesiva y temblores. No son más que respuestas del cuerpo humano al detenimiento del flujo sanguíneo.

El Dragón de Komodo y su cóctel hemotóxico

Uno de los animales más intrigantes del mundo ha sido sin duda el Dragón de Komodo. Un reptil muy grande y peligroso que se caracteriza por su locación, por su reducido número de ejemplares y su distintiva forma de matar a sus presas. Ha sido objeto de estudios pues durante muchos años se pensó que esta mítica criatura atacaba a sus presas con un conjunto de bacterias que tenía en su boca, pero no, se equivocaron en los aspectos que involucran la composición del “peligroso y pestilente ácido” que expulsa el dragón de Komodo por su boca.

Un reciente estudio a un dragón que enfermó en un Zoológico de Australia determinó que estos animales tienen glándulas que producen un veneno hemotóxico en la región craneal. Dichas glándulas fueron extraídas para determinar la composición del cóctel de la muerte del Dragón de Komodo y se estableció su similitud con el líquido que inyectan las serpientes al atacar a sus presas.

¿Cómo atacan los animales con hemotoxinas?veneno hemotoxico

Las serpientes y el dragón de Komodo son animales de bajo perfil, sus dimensiones y forma de moverse por el terreno que dominan, les permite tener una visión favorecedora pues sus presas que por lo general son más grandes que ellos no las alcanzan a ver, por lo tanto, siempre atacan a su comida mientras esta desprevenida de la situación que le espera. A diferencia de las neurotoxinas, que atacan el sistema nervioso inmovilizando a la presa casi instantáneamente, los animales que envenenan a sus presas con hemotoxinas deben esperar que el piquete o mordedura surta efecto. Un toro infectado puede correr como un reflejo natural al dolor producido por la inyección letal, pero se detendrá o caerá mientras la serpiente lo persigue con calma hasta el lugar donde su cuerpo dejo de responder.

Una respuesta

  1. Holla October 25, 2016

Envía una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies