Teoría 2: Una saliva con muchas bacterias

A esta especie también se le conoce como Varano de Komodo (Varanus Komodoensis), entre los lagartos es el que posee mayor tamaño, además de la saliva más toxica del mundo por contener una gran cantidad de patógenos sépticos en ella, lo que le causa septicemia a su presa, de este modo mueren al poco tiempo de haber sido mordidas. El dragón de Komodo no tiene gran fuerza en su mandíbula para atacar animales grandes y devorarlos en el mismo momento, lo que significa que una vez que los deja gravemente heridos los persigue hasta su muerte gracias al rastro de sangre que estos van dejando. Investigaciones han revelado que este cóctel de bacterias también es complementado con un potente veneno hemotóxico que producen pequeñas glándulas en su región craneal, sin embargo, la comunidad de científicos aun estudia y discute tal hallazgo.

teoria 2En Indonesia el doctor Putra Sastrawan estudia el comportamiento de estos animales, asegura que en hábitat natural los dragones de Komodo pueden llegar a comer animales que estén en un alto grado de descomposición, de este modo pueden consumir la gran cantidad de bacterias que ellos tengan sin que les ocasione daño alguno, estas bacteria quedan en su boca y las transmiten a los que muerdan nuevamente; por otra parte se han hecho estudios a la saliva de los dragones de Komodo que están en cautiverio, revelando un bajo contenido de bacterias, esto se debe a la diferencia en la alimentación, la carne que les dan está limpia y por ende no ingieren las bacterias de animales descompuestos. La combinación característica de este animal entre su mandíbula ancha, dientes filosos y aserrados y la transmisión de bacterias hacen que el tejido que muerdan se destruya excesivamente causando una muerte séptica.

Es importante resaltar que no solo su saliva contiene bacterias, sino también todo su organismo, incluso podría decirse que el dragón de Komodo es el animal que más bacterias mantiene en su cuerpo, sobre todo en la boca. En su composición sanguínea existen dos sustancias antibacterianas que no permiten que ellos mismos corran algún riesgo, se sabe que la cadaverina y la putrescina son las que le permiten comer carroña sin que sufran daños.

Una respuesta

  1. Buddy October 25, 2016

Envía una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR